Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Bernard Vincent, El río morisco

Fernando Rodríguez Mediano
p. 260-262
Référence(s) :

Bernard Vincent, El río morisco, Valencia-Granada-Zaragoza, Universitat de València-Universidad de Granada-Universidad de Zaragoza, 2006, 199 p.

Texte intégral

1Que entre los variados intereses académicos de Bernard Vincent figura de manera muy especial el tema de los moriscos es algo bien conocido. Como él mismo dice en la introducción de este volumen, los moriscos han sido sus compañeros de toda una vida. Aquí se presenta una recopilación de 15 estudios, publicados entre 1988 y 2004, y que suponen una excelente representación de las aportaciones fundamentales que B. Vincent ha realizado en este asunto. Hay que señalar que este libro es el segundo de una muy reciente Biblioteca de Estudios Moriscos, patrocinada por las universidades de Valencia, Granada y Zaragoza.

2Es obvio: toda recopilación presenta variedades, repeticiones, cambios de perspectiva o de escala. La lógica que determina el hilo narrativo de ésta es, voluntariamente, la de la tensión entre lo micro y lo macrohistórico. Vincent está convencido de que la presentación de la minoría morisca como un todo homogéneo es errónea; multiplicar los estudios de detalle, apegados a la documentación local, es una manera de ir añadiendo matices a una visión general de la cuestión morisca que restituya su complejidad. Así, quiere alejarse, como explica en la introducción, de otros trabajos que él ve situados en dos polos opuestos: el de Francisco Márquez Villanueva y el de Serafín Fanjul. Vincent cree que Márquez es «angelical» al pensar que una convivencia deseada por la sociedad de la época habría sido negada por una minoría que, radical, acabó imponiendo la expulsión. Desde una perspectiva opuesta, Fanjul señala la existencia de una barrera absoluta entre las dos comunidades, barrera determinada exclusivamente por la voluntad de no integración de los moriscos, y que él acaba interpretando como una separación entre españoles y no españoles. Lejos de ambas posturas (y, creo, más de esta última), Vincent prefiere poner el acento en los momentos de conflicto o en los intentos de negociación, en los lugares problemáticos donde se hacen evidentes las dudas, la dimensión conflictiva y matizada de las identidades, «las frustraciones y las esperanzas» de los protagonistas. Y ello, desde una arraigada convicción de historiador, no siempre compartida por todos (no compartida, por ejemplo, por Galmés de Fuentes), de que es posible rastrear y hallar la voz múltiple de los moriscos en las fuentes, incluso en una documentación como la inquisitorial, tan determinada por el punto de vista y los intereses de quien la produjo.

3Los puntos de observación microscópica que propone el libro son diversos: las cuestiones demográficas son tratadas en varios lugares, para intentar explicar, por ejemplo, la tasa de crecimiento demográfico ligeramente mayor entre los moriscos que entre los cristianos nuevos a partir de las prácticas matrimoniales de ciertas comunidades moriscas. Éstas indican distintos niveles de endogamia o exogamia como indicador de procesos de integración o de preservación de ciertos rasgos identitarios. Si en el plano microscópico es posible detectar situaciones muy diversas, desde un punto de vista más general Vincent sugiere la persistencia de una identidad irreductible en una buena parte de los moriscos granadinos, que constituirían comunidades coherentes religiosa y lingüísticamente; persistencia que indicaría la existencia de una frontera interior que, hacia 1568, todo el mundo, cristianos viejos y moriscos, podía señalar.

4En esta cuestión de la frontera interior se pueden destacar varios asuntos recurrentes para Vincent: uno, el del peligro morisco. ¿Constituían los moriscos una quinta columna musulmana en el interior del territorio hispánico? Para Vincent, este «peligro» no era sólo la simple invención propagandística de un grupo empeñado en la expulsión de los moriscos, sino que nacía de la experiencia concreta de una importante emigración morisca al Norte de África, y de comunidades criptomusulmanas bien organizadas en la clandestinidad, que habrían dado lugar, entre otras cosas, a fenómenos de bandolerismo violento y continuado. La rebelión de las Alpujarras fue una terrible experiencia de guerra interior, la evidencia de una amenaza real. A partir de aquí, los contactos de los moriscos con los otomanos o con los protestantes, más o menos fantasiosos, no podían sino constituir una confirmación de esa amenaza, y un apoyo a la decisión política de la expulsión.

5Por otro lado, la cuestión de la frontera introduce dos asuntos muy importantes. Uno es el de la identidad religiosa de los moriscos; el otro, el de su identidad lingüística. Este último aspecto es especialmente importante, y en él insiste Vincent en varias partes de su obra. El uso del árabe era diverso entre los moriscos de los distintos reinos hispánicos ya a finales del siglo xv; su conservación a lo largo del siglo xvi depende de varios factores. No basta señalar que las mujeres, desde el espacio doméstico, tienen un papel fundamental en la preservación de una lengua cuyo uso tiene, desde luego, una evidente dimensión religiosa. Vincent, desde una perspectiva microscópica, revela casos de comunidades muy cercanas entre sí en las que la conservación del árabe y el uso del romance presentan situaciones muy diferentes, seguramente debido a unas condiciones diversas de convivencia con la comunidad cristianovieja, o por una mayor exposición a la evangelización. Tiene razón Vincent en formular la pregunta a la inversa: ¿en qué medida el árabe estuvo presente en el mudo de los cristianos viejos? Aquí, desde luego, la respuesta vuelve a ser compleja: no basta plantear el problema en los términos de una lengua, el árabe, que se va perdiendo ante las medidas represivas cada vez más fuertes. Aún tenemos que estudiar mejor el tema del aprendizaje y de los usos del árabe en la sociedad española en época moderna, mucho más complejo que un simple rechazo, o que el de una simple utilización para fines evangelizadores.

6En todo caso, este asunto de la evangelización constituye un capítulo mayor en la historia de los moriscos y de su relación con la sociedad cristianovieja, en la que dominaba mayoritariamente la percepción de estar frente a una comunidad religiosamente irreductible. Para Vincent, la palabra «criptomusulmán» es importante en un intento de definición del término «morisco». El suyo es un Islam cada vez más debilitado (palabra que se repite a menudo en el libro, siguiendo a L. Sabbagh), pero duradero. Esta realidad mayoritaria no excluye la presencia de un número de situaciones complejas, que fluctúan entre la práctica escondida del Islam y la adhesión sincera a la fe cristiana. Esta complejidad es ilustrada por Vincent al estudiar las posturas de la élite granadina ante la rebelión de 1568; hecho brutal que puso en evidencia el desgarro entre la fidelidad a la monarquía y una cierta solidaridad con los levantados que acabó poniendo en crisis absoluta las señas de identidad de la comunidad morisca.

7Antes he aludido a la definición de «morisco» que propone Vincent: «una comunidad cripotomusulmana española minoritaria». Para él, no cabe duda, siguiendo a Núñez Muley, de que los moriscos se consideraban naturales de su tierra, y de que, de hecho, la rebelión de las Alpujarras fue considerada una guerra civil. En la introducción, Vincent cree que debe contestar a la pregunta, ciertamente intempestiva, de Fanjul: «¿eran españoles los moriscos?». La pregunta se alimenta, desde luego, del presentismo que ha sustentado buena parte de los acercamientos al tema de los moriscos, y del que es buen ejemplo la propia obra de Fanjul. Como dice Vincent, es hora de alejarse de preguntas inútiles o anacrónicas, de sustentar una esencia cualquiera de la España actual, eterna o progresista, sobre una relectura interesada de este pasado. Y, aunque no se esté de acuerdo con todas las propuestas de este libro, hay que dar la bienvenida a la sustantiva aportación que supone la obra de B. Vincent, y, también, a su invitación a seguir trabajando desde los matices los múltiples meandros y afluentes de este río morisco.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Fernando Rodríguez Mediano, « Bernard Vincent, El río morisco », Mélanges de la Casa de Velázquez, 38-2 | 2008, 260-262.

Référence électronique

Fernando Rodríguez Mediano, « Bernard Vincent, El río morisco », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 38-2 | 2008, mis en ligne le 11 octobre 2010, consulté le 25 juillet 2017. URL : http://mcv.revues.org/660

Haut de page

Auteur

Fernando Rodríguez Mediano

CSIC

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org