Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Ludger Mees (coord.), José Luis de la Granja, Santiago de Pablo y José Antonio Rodríguez Ranz, La política como pasión. El lehendakari José Antonio Aguirre (1904-1960)

Francisco Sánchez Pérez
Référence(s) :

Ludger Mees (coord.), José Luis de la Granja, Santiago de Pablo y José Antonio Rodríguez Ranz, La política como pasión. El lehendakari José Antonio Aguirre (1904-1960), Madrid, Tecnos, 2014, 660 p.

Texte intégral

1Nos encontramos ante probablemente la más completa y trabajada biografía de José Antonio Aguirre, fuera de las hagiografías de partido, y que fue precedida por la que ya escribiese hace unos años el mismo Ludger Mees, centrada en su etapa en el exilio, El profeta pragmático: Aguirre, el primer lehendakari (1939-1960). Ahora esa tarea se culmina extendiéndose a las etapas prerrepublicana (y de juventud, pues Aguirre no llegaba a los treinta años el 14 de abril de 1931), republicana y de guerra. También es un paso más allá en la tarea de este grupo de historiadores a los que ya hemos encontrado juntos en otros trabajos sobre el nacionalismo vasco, como El péndulo patriótico (sobre el PNV, todos menos De la Granja) o el más reciente y memorable Diccionario ilustrado de símbolos, que apareció en esta misma editorial (todos menos Rodríguez Ranz). También se enriquece la biografía con la metodología de Mees sobre el tema del liderazgo y el carisma, que se ejemplifica bien con Aguirre, probablemente el líder político más joven de los años treinta sin pertenecer a la extrema izquierda o la extrema derecha, lo más habitual para ese perfil generacional. Piénsese que de las personalidades políticas de alguna relevancia durante la Segunda República sólo eran menores que él Ramiro Ledesma, Onésimo Redondo (JONS), Federica Montseny (CNT), Miquel Badia (Estat Català), Santiago Carrillo (JJSS) Pere Aznar i Seseres (del Partit Català Proletari) o el tradicionalista Jaime del Burgo. Y en absoluto alcanzaron todos éstos ni remotamente tal influencia ni liderazgo al menos antes de la guerra, aunque Carrillo sí los ejercería, aunque bastante después. Por seguir con las comparaciones, los dos personajes que en esta obra se proponen de alguna manera como contra-imágenes, cruzando sus caminos con Aguirre de forma continua, eran bastante más mayores. El socialista Indalecio Prieto, rival ideológico, pero con el que confluyó en numerosas ocasiones y que resultó clave para muchos de sus virajes tácticos entre 1931 y 1950, tenía casi veinte años más. Y Manuel de Irujo, compañero de partido y gran amigo hasta su muerte, pero que no siempre coincidió con Aguirre, ejerciendo a su lado como Pepito Grillo o a veces de Sancho Panza, singular voz de la conciencia del realismo jeltzale, tenía casi quince más.

2El libro está estructurado en cuatro partes muy definidas, con fotos de Aguirre tras cada una de ellas, y pese al esfuerzo unificador, en particular para que no haya contradicciones entre unos enfoques y otros, resultan desiguales. La parte del león se la lleva el exilio (unas 200 páginas, es decir un tercio del total) y la República (unas 180), siendo la tercera (la guerra) y la primera (antes de 1931) bastante inferiores en volumen. El enfoque que se da a los años formativos entre 1904 y 1931 también resulta inferior que el del resto del libro, pues francamente abunda en la exaltación acrítica del personaje, y de paso de los «emprendedores» (es decir los patronos de industria), de la élite vizcaína (es decir los notables locales), del integrismo católico que profesaba el joven Aguirre, integrismo presentado como el principal enemigo de los «totalitarismos marxista y fascista», al parecer no del liberalismo y la democracia, y por supuesto la exaltación de los colegios gestionados por los jesuitas y la de Deusto. Instituciones tan modernas ellas que no sólo son presentadas como la cantera de los líderes futuros del país, al estilo de un Eton a la española, sino el vivero del mismísimo Athletic de Bilbao, en el que jugó (poco y como hobby) Aguirre. Que Aguirre estudiara en un internado, fuera de su familia, segregado del sexo contrario, acostumbrado a no trabajar en casa como buen señorito (no empezó a fregar platos hasta el exilio como se cuenta en la obra) y el régimen de disciplina escolar que sufrió, incluidos los castigos físicos y humillaciones, de los que nada se dice aquí, pero que el propio Aguirre mencionaba como de pasada (pero sin olvidarlos) cuando recordaba sus años colegiales, son presentados aquí poco menos que como un sistema pedagógico modelo, una Arcadia feliz, cuyo resultado no podía ser otro que parir genios al estilo del propio Aguirre. Se pierde aquí una buena oportunidad para explicar críticamente en qué contenidos escolares y presupuestos ideológicos residía la creación de tales líderes y si eran realmente modernos o todo lo contrario, lo que incluye el antisemitismo de Aguirre y su participación en las campañas moralizadoras de la Dictadura de Primo, que se mencionan muy de pasada en el libro. Esto contextualizaría adecuadamente lo que a veces es presentado en el libro como «optimismo» y «carisma» del personaje, pero en otras ocasiones, con más crudeza y acierto en mi opinión, como «providencialismo», es decir, creencia en la intervención de Dios en los hechos mundanos, «mesianismo», a lo que la ideología nacionalista se prestaba como pocas, y autoconciencia de ser un «elegido» o «ungido» y pertenecer a una casta de elegidos, llamada a no equivocarse nunca, y que complementa lo anterior. En cualquier caso eso derivó en una gran simpatía personal, dinamismo constante, gran capacidad de liderazgo y enorme autoconfianza y sensación de seguridad (que se extendía a su entorno) pero también ingenuidad, falta de realismo, idealismo exacerbado y nulo entendimiento de la Realpolitik que regía la política internacional.

3En el resto del libro se abandona afortunadamente ese decepcionante tono de «Vidas Ejemplares» y nos adentramos en las luces y sombras del personaje, dentro de un esfuerzo genérico por dar una imagen positiva de éste, pues las críticas, que las hay, suelen ser de tono bastante amable, pese a que desde octubre de 1936, más o menos, sus errores parecen continuos y su alejamiento de la realidad resulta bien palpable y es bastante resaltado en el libro. En cualquier caso, bien es verdad que no todos sus errores fueron culpa exclusivamente suya, pues las circunstancias sobre todo a partir de 1945 no resultaron muy idóneas para sacar adelante ni sus políticas ni tampoco otras alternativas. Y su evolución personal llevó al PNV del secesionismo e integrismo rabioso al autonomismo y la democracia cristiana, del aislacionismo a la colaboración incluso con el comunismo, de la tibieza al entusiasmo republicano y del criptotradicionalismo al antifascismo. Lo que hace más comprensible el tono, digamos, empático, hacia el personaje, que comparten los autores. En la obra se resalta su acceso vertiginoso a los cargos institucionales, como alcalde, líder del movimiento municipal por el Estatuto, parlamentario y más tarde lehendakari, que en mi modesta opinión, y es una conclusión que creo se saca del libro, es lo que le permitió pese a su juventud terminar por imponerse a la burocracia y vieja guardia del partido (los Gallastegui, Luis Arana), no desde dentro sino desde fuera, capitalizando el gran éxito del Estatuto, con el inapreciable apoyo del PSOE de Prieto, en el primer bienio y en 1936, sin el cual habría sido del todo imposible. Esto ayudó a emprender el viaje hacia el centro.

4Desde el punto de vista teórico destaca su pobreza ideológica pues en el libro queda claro que no se separó del más puro aranismo, ni siquiera en vísperas de su encuentro con la Parca. El reverso es precisamente que al carecer de un importante peso específico como creador de dogma o ideología eso le permitió un pragmatismo y una flexibilidad táctica que nutrió a su partido de sorprendentes virajes tácticos de todo tipo y que son incontables y muy difíciles de resumir aquí: alianza y luego ruptura con los carlistas, de un Estatuto confesional a uno laico, de Navarra dentro a Navarra fuera, de apoyarse en los radicales a hacerlo en los socialistas, de apoyar a la República en guerra a hacer la guerra por su cuenta y cuando menos tolerar algo como el triste y chapucero Pacto de Santoña (del que en parte se le intenta exonerar), de pedir tras 1939 la autodeterminación y romper con la República unitaria a buscar restaurar las instituciones republicanas españolas y luego a acercarse a los monárquicos, de echarse en brazos de Estados Unidos (y de sus servicios de inteligencia) a convertirse en un europeísta convencido. En esta magnífica obra se detallan uno a uno todos estos giros que dio, siempre con la idea de buscar lo mejor para lo que realmente le importaba, el estado nacional vasco (confederado más que abiertamente independiente) y cómo llegar a él. Muchos de estos virajes contrastan de manera deliberada pero sutil en la obra con la postura mantenida por Irujo, que ejercía más de ancla y, en líneas generales, de personaje bastante más coherente y realista, y probablemente por ello relegado como líder y en particular inhabilitado para ejercer de puente con otras fuerzas políticas. Las apariciones de Irujo son un hermoso leitmotiv casi wagneriano y muy pertinente que suena durante toda la obra.

5Probablemente el exilio fue lo que dejó más en la superficie la escasa perspicacia política y el empecinamiento idealista de Aguirre. Si no fue el último en enterarse de que las potencias occidentales, las mismas que no habían movido un dedo por la República en vida, y en plena coherencia con esa política, no iban a resucitarla ahora después de muerta, si no fue el último, repito, fue el penúltimo. Su desprecio hacia el activismo del interior, por no decir el imperativo de la lucha armada, que no podía por menos que repugnarle, se mantuvo hasta el final de su vida. Pero el apoyo internacional al franquismo le dejó sin argumentos, y por ello en 1959 la aparición de ETA demostró que su supuesta infalibilidad llegaba a su fin. No vivió para ver la deriva que todo eso conllevaría.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Francisco Sánchez Pérez, « Ludger Mees (coord.), José Luis de la Granja, Santiago de Pablo y José Antonio Rodríguez Ranz, La política como pasión. El lehendakari José Antonio Aguirre (1904-1960) », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 45-2 | 2015, mis en ligne le 15 novembre 2015, consulté le 22 juillet 2017. URL : http://mcv.revues.org/6704

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org