Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus

Alexandre Roquain, Más allá del exlibris. Lope de Vega y Mateo Vázquez de Leca. Historia de un libro inédito

Milagros Torres
Référence(s) :

Alexandre Roquain, Más allá del exlibris. Lope de Vega y Mateo Vázquez de Leca. Historia de un libro inédito, Paris, Michel Houdiard Éditeur, 2014, 131 p.

Texte intégral

1La Propaladia de Torres Naharro, de la que se conserva un ejemplar en la Bibliothèque Municipale de Le Mans, arranca la reflexión del apasionado bibliófilo y lopista que es Alexandre Roquain en su Más allá del exlibris. Lope de Vega y Mateo Vázquez de Leca. Partiendo de la lúcida reflexión de André Berthelot sobre los tesoros escondidos en las bibliotecas de provincia, y de su muy útil labor consistente en la elaboración del repertorio del fondo hispánico de Le Mans, Roquain lleva de la mano a su lector por los entresijos de los estantes y volúmenes de la mencionada Biblioteca, alentando el suspense sobre el verdadero objeto de su libro. Estas primeras líneas, no exentas de humor («Una obra de teología en español podía encontrarse entre una multitud de referencias en latín», p. 10), nos adentran poco a poco en la selva de papel que conducirá al exlibris. Una claridad honesta y rigurosa preside el trabajo: «Antes de descubrir los resultados de la investigación de Berthelot, yo no sabía que era tan abundante el fondo de la Bibliothèque Patrimoniale de Le Mans» (pp. 9-10). La investigación inspirada por Berthelot llevó a Roquain al hallazgo de los exlibris manuscritos del Fénix, que se encuentran en la Bibliothèque Municipale de Lyon: se trata de dos obras de Girolamo Muzio, llamado también Muzio Giustinopolitano, Il gentilhuomo (1571) y Avvertimenti morali (1572), impresas por Andrea Valvassori en Venecia, con las signaturas Rés 380367 y Rés 380368, respectivamente, «encuadernadas en badana en un mismo volumen, lo que representa un libro de más de quinientas páginas» (p. 31). El trabajo de Roquain se organiza en tres capítulos: i. De un exlibris a otro; ii. De Mateo Vázquez de Leca a Lope de Vega : un libro y sus secretos; iii. La impronta de Muzio en Lope, entre vida y obra.

2Tras examinar los «tipos de exlibris en el fondo hispánico de la Bibliothèque Patrimoniale de Le Mans» (p. 11) y encaminarse hacia la identificación de algunos poseedores en el capítulo i, el capítulo ii está dedicado a precisas consideraciones bibliofílicas sobre el volumen mencionado. El capítulo, como su autor indica, «tiene por objeto analizar las anotaciones de Lope y relacionarlas con el texto italiano de Muzio» (p. 31). Reconstruye así Roquain, con gran minucia y acopio de datos, la historia del libro y «el traspaso de un posesor a otro» (p. 31), poniendo todo ello en relación con «algunos aspectos de la vida del dramaturgo» (p. 32). Se observa en todo el trabajo un esfuerzo por dar vida a la letra, o mejor dicho, por leer la vida que late en la letra.

3Se pregunta el autor «cómo el volumen pudo formar parte de la biblioteca de Lope de Vega» (p. 32). Pregunta a la cual responde en las páginas de dicho capítulo, demostrando «que el escritor adquirió la obra a través de sus relaciones con los círculos del poder» (p. 33). El antiguo poseedor del volumen fue Mateo Vázquez de Leca, secretario de Felipe II, quien conocía, según postula el estudioso, a Lope y a su tío, el inquisidor don Miguel del Carpio (p. 39). «El secretario pudo dar los libros a Lope entre 1588 y 1591» (p. 39). Tras las precisas descripciones de las portadas, el lector del trabajo de Roquain accede, a través de los detalles de la encuadernación, a la hermosa materialidad del volumen, de finales del siglo xvi o principios del siglo xvii, y a las manos que lo tocaron: «Lo primero que nos llama la atención al observar el libro es su preciosa encuadernación de color marrón y su buen estado de conservación. En las dos tapas se encuentran los mismos motivos: filetes gofrados estampados en frío que forman dos rectángulos paralelos encajados. Las esquinas se adornan con florones, y en la zona central aparece una combinación de esos cuatro motivos en forma de cruz» (p. 33). En la portada de Il gentilhuomo aparece el Ex dono de Lope: Ex liberali dono d d Mathei Vazqz de Leca, el exlibris del poseedor francés del libro: Guidi, así como la firma de Lope: YLopedevegacarpio, con la Y de Isabel de Urbina antepuesta (p. 39).

4Es posible que Lope leyera Il gentilhuomo y Avvertimenti morali, cuando estaba en Alba, advierte Roquain (p. 55). Son particularmente interesantes las páginas dedicadas a las anotaciones en torno al neoplatonismo, al debate entre armas y letras y a las reflexiones de Muzio, aparentemente muy atractivas para Lope, sobre la nobleza de nacimiento y la virtud. El autor se pregunta en qué medida la lectura de Muzio tuvo influencia en el Fénix teniendo en cuenta «el afán de reivindicación o legitimación de su nobleza» (p. 55). Roquain propone asimismo un rastreo de influencias al respecto en la obra del dramaturgo, tema al que dedica el último capítulo.

5El capítulo iii, el más sabroso del libro en nuestra opinión, explora más profundamente la influencia de Muzio en la obra del Fénix. Roquain busca influencias en torno a algunas nociones esenciales: la pobreza, la nobleza, la virtud, las armas y las letras. El autor señala que el capítulo tiene el objetivo de «estudiar la evolución del concepto de nobleza en Lope» (p. 63), partiendo de la correlación «pobreza-nobleza» (p. 63) en obras de juventud, y orientándose hacia otras representaciones de la nobleza «que vinculan el texto con la imagen de manera codificada» (p. 63). Se analizan, dice el autor, «los rasgos más enigmáticos del dramaturgo» (p. 63). Se estudian así posibles influencias de los conceptos utilizados por el autor italiano en comedias como El desconfiado, El amigo hasta la muerte, Laura perseguida, o en poemas, como el soneto «A Pedro Liñán» de las Rimas de 1602. Siguen rastreos similares sobre la pareja conceptual «nobleza-virtud», buscando ecos en obras poéticas como La hermosura de Angélica y en comedias como El cardenal de Belén, El caballero de Illescas o El caballero del milagro (pp. 64-71). A pesar de que el lector puede preguntarse si el tratamiento de ciertos temas recurrentes, o incluso tópicos, podría tener otros orígenes que Muzio, las propuestas de Roquain no dejan nunca de tener gran interés, especialmente en lo que respecta al conocimiento del primer teatro de Lope (p. 70). Particularmente fino es el análisis del soneto puesto en boca de Luzmán, «Dichoso el bien nacido, el noble, el grande», de El caballero del milagro (p. 71).

6El Isidro conecta con estas preocupaciones, en particular en los versos siguientes, que Roquain analiza estableciendo paralelismos entre Muzio y el Fénix: «De Orígenes la pobreza/ fue Christiana y varonil,/ de Anaxagoras Gentil,/ la de Acilio fue vileza,/ la de Epiteto seruil./ Pobrezas fueron perfetas,/ (Si las gentiles acetas)/ de Lucio, y Epaminundas,/ de diuinas y profundas,/ las de los Anachoretas. […]/ Que a toda virtud repugna,/ que sin bienes de fortuna,/ ella y la nobleza hidalga,/ son del mar espuma, y alga,/ sin valor y fuerça alguna». (pp. 63-64). El subrayado que hace Lope de los versos relacionados con la pobreza y la nobleza permiten al estudioso adentrarse en la intimidad erudita del dramaturgo madrileño, y conducir a la comunidad de lectores y especialistas por los meandros de una intertextualidad humanizada: el estudio sobrepasa el interés noble y pintoresco del bibliófilo, aliando felizmente hallazgo e interpretación.

7Las fiestas celebradas en Toledo, en 1605, con motivo del nacimiento de Felipe IV, son el escenario en el que tiene lugar el homenaje de Lope a Muzio en un discurso poético. La Relación de las fiestas que la imperial ciudad de Toledo hizo al nacimiento del Príncipe N.S. Felipe IIII deste nombre, publicada en 1605, da cuenta de la participación del Fénix en este certamen poético, en el cual, como dice Roquain, «salió a escena» (p. 74): « Diose principio a la fiesta, y tocándose los instrumentos subió a la silla Lope de Vega Carpio: el qual haziendo reuerencia à los juezes, caualleros, y personas doctas y siendo honrado dellos, con grande cortesia, puso sobre el bufete algunos papeles, y sentándose en la silla començó así» (p. 74). El atractivo de la cita estriba en la dimensión gestual y espectacular de la misma ; afirma el autor al respecto que «se asemeja a una gran didascalia» (p. 74). Se trata de un texto elaborado y repleto de referencias cultas a autores latinos y a otras figuras de la literatura cuyo contenido se centra en «el origen divino de las letras» (p. 75). Alexandre Roquain rastrea deudas a Muzio, como por ejemplo las alusiones a las amantes de Dante y Petrarca (p. 75), o la utilización misma del término «origen», teniendo en cuenta que uno de los temas fundamentales de Il gentilhuomo es el origen de la nobleza (p. 75). El nombre de Muzio se cita en el verso 102: «el Mucio Iustino Politano». Una alusión a Garcilaso de la Vega (vv. 78-92), en su defensa de la lengua castellana, puesta en paralelo a la que Muzio hace de la italiana, así como, de nuevo, al motivo de las armas y las letras, da paso a comentarios esclarecedores sobre la alusión directa a Muzio, quien afirma, dice el Fénix, «ser la virtud nobleza verdadera» (v. 104). Cierra el apartado la mención de los trabajos de Gary J. Brown, en particular la de un artículo reciente sobre el discurso poético, al que Roquain rinde homenaje, confirmando la fuente del Fénix: Il gentilhuomo de Muzio, para terminar en torno a consideraciones sobre El peregrino en su patria.

8El libro concluye con un análisis de la representación heráldica de la nobleza que hace Lope en los versos de su discurso, después de citar el nombre de Mutio Iustinopolitano. Partiendo de las consideraciones de Mercedes Blanco sobre la oralidad que caracteriza a estos textos «concebidos ante todo para la audición y no para la lectura silenciosa» (p. 78), Roquain afirma que, como en el Arte Nuevo, «Lope pone el lenguaje poético al servicio de su argumentación» (p. 78). El dramaturgo madrileño reconcilia armas y letras en un jeroglífico poético que «las reúne bajo un mismo laurel» (p. 79). El autor analiza con acierto y perspicacia los misterios de la representación, en particular los que se refieren a Jano y las imágenes dobles, extendiendo después el estudio a la heráldica en algunas comedias y en otras obras narrativas, como La Arcadia y El peregrino, teniendo muy en cuenta los trabajos de Anne Cayuela en el detallado análisis del retrato de Lope que aparece en los paratextos de ambas (pp. 98-100). Un último homenaje de Lope a Muzio en La Dorotea corona el recorrido de Roquain.

9Las conclusiones recapitulan y esclarecen lo expuesto, recuerdan que «el volumen que Lope poseyó es un tesoro por ser, entre otros factores, un ex dono de Mateo Vázquez de Leca» (p. 121), aludiendo a las hipótesis propuestas en el capítulo ii en torno a la homonimia entre el secretario y su sobrino y profundizan ciertos aspectos que giran en torno a la búsqueda común de los orígenes y de la ascendencia. El estudioso afirma al final de su trabajo, en acertada paradoja, que «al revelarse, el exlibris conduce a los secretos del libro» (p. 124). La bibliografía es excelente.

10Acuda, pues, el lopista y el no lopista a la librería o a la biblioteca y descubra la páginas del libro de Alexandre Roquain, en el que se combinan con entusiasmo comunicativo la alegría del hallazgo y el gozo de la investigación.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Milagros Torres, « Alexandre Roquain, Más allá del exlibris. Lope de Vega y Mateo Vázquez de Leca. Historia de un libro inédito », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 45-2 | 2015, mis en ligne le 15 novembre 2015, consulté le 22 octobre 2017. URL : http://mcv.revues.org/6709

Haut de page

Auteur

Milagros Torres

université de Rouen

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org