Navigation – Plan du site
Actualité de la recherche
Comptes rendus
Époque moderne et contemporaine

Antonio Morales Moya, Juan Pablo Fusi Aizpurúa, Andrés de Blas Guerrero (dir.), Historia de la nación y del nacionalismo español

Walther L. Bernecker
Référence(s) :

Antonio Morales Moya, Juan Pablo Fusi Aizpurúa, Andrés de Blas Guerrero (dir.), Historia de la nación y del nacionalismo español, Madrid – Barcelona, Fundación Ortega-Marañón – Galaxia Gutenberg, Círculo de Lectores, 2013, 1518 p.

Texte intégral

1Hasta entrados los años noventa del siglo xx, en España existió un interés más bien escaso por la «nacionalización de las masas» (George L. Mosse) y los problemas del nacionalismo español. Más bien, seguía primando la visión del Estado como instrumento casi exclusivo en el proceso de extensión de una conciencia nacional, y probablemente por eso pudo extenderse la tesis de la «débil nacionalización» española que fue asumida, en un principio, de forma amplia a fines del siglo pasado, también debido a que en esa fase tuvo lugar una intensa politización del pasado histórico que fue empleado cada vez más como elemento de fundamentación de identidades nacionales, también periféricas. El debate sobre la supuesta debilidad del nacionalismo español fue un hito en el proceso de «normalización» de la historia española como objeto de estudio. Los nuevos historiadores pusieron en duda la presunta «anormalidad», diferencia y atraso de la historia de España al compararla con lo ocurrido en otros países europeos.

2La tesis de la «débil nacionalización española» ha sido cuestionada entretanto por muchos autores. Los historiadores proclives al denominado «giro local» han resaltado que la formación de identidades locales y regionales eran procesos coetáneos a los de las construcciones nacionales, es decir que en la España de los últimos dos siglos han coexistido identidades múltiples, regionales y nacionales a la vez. Por otro lado, en muchas investigaciones se ha hecho hincapié en vías no formalizadas o al margen del Estado en el proceso de nacionalización de las masas, p. ej. en las funciones nacionalizadoras del asociacionismo, del ocio o del deporte, de instituciones como la Iglesia católica, etc. Estas formas «alternativas» de nacionalización podrían llamarse procesos «desde abajo» que se contraponen a los clásicos mecanismos estatales de nacionalización como la escuela o el servicio militar.

3El libro con el título Historia de la nación y del nacionalismo español, es —por varios motivos— una obra excepcional, entre otros por su monumentalidad. El tomo colectivo dirigido por Antonio Morales Moya, Juan Pablo Fusi Aizpurúa y Andrés de Blas Guerrero abarca más de 1.500 páginas, en él han participado 48 renombrados especialistas de la historia de los nacionalismos, su elaboración se ha extendido por más de seis años, abarca un período que empieza con los «orígenes mitológicos de España», pasa por las Edades Media y Moderna y llega hasta la actualidad más reciente; solo el índice onomástico comprende 36 páginas (a dos renglones), tiene miles de notas que ocupan 214 páginas, y podrían enumerarse más superlativos para caracterizar en términos cuantitativos esta obra. Cómo se puede hacer justicia, en una reseña, a un libro de estas dimensiones, cuyas aportaciones si bien todas ellas versan sobre nación y nacionalismo, son tan multifacéticas y heterogéneas como lo fue la historia de España desde sus comienzos, con tantas ramificaciones, hasta la actualidad?

4Para dar una idea más o menos cabal de la organización del volumen, vaya por delante un resumen de su estructura. El libro se divide en seis grandes capítulos. El primero, dirigido por Antonio Morales Moya, se titula «La génesis de la nación». En él están incluidas las aportaciones de José Alvarez Junco y Gregorio de la Fuente Monge sobre los orígenes mitológicos de España; de Inés Fernández-Ordóñez sobre la idea de España en la Edad Media; de Raúl Orellana Calderón sobre el concepto de España en el siglo xv; de Ricardo García Cárcel sobre el concepto de España en los siglos xvixvii; y del propio Antonio Morales Moya sobre la nación española preconstitucional en el siglo xviii.

5Antonio Morales Moya dirige también el segundo capítulo titulado «La España del siglo xix. Formas de nacionalismo español». En este capítulo escriben Juan Francisco Fuentes sobre patria y nación en los orígenes de la España contemporánea, Demetrio Castro sobre la nación del primer liberalismo, Manuel Lucena Giraldo sobre la nación imperial española y las revoluciones americanas de 1810, Leonardo Romero Tobar sobre Romanticismo e idea de España, Luis Garrido Muro sobre la nación progresista y la moderada, Angel Duarte sobre la nación de republicanos en el siglo xix, Jordi Canal y Dolores Troncoso sobre el nacionalismo en Benito Pérez Galdós, Hipólito de la Torre Gómez sobre iberismo y relaciones peninsulares, Antonio Morales Moya sobre la idea de España en la Institución Libre de Enseñanza, en la polémica entre Américo Castro y Claudio Sánchez-Albornoz y sobre la nación católica de Menéndez Pelayo, Demetrio Castro sobre Menéndez Pidal, Ramón Parada Vázquez y Francisco Sosa Wagner sobre el centralismo en la constitución del Estado moderado, Mariano Esteban de Vega sobre la nación en las Historias Generales de España, Benoit Pellistrandi sobre las representaciones de España, Leticia Sánchez de Andrés sobre la falta de una identidad musical española, Tomás Pérez Vejo sobre la representación de España en la pintura de historia decimonónica, Carlos Dardé sobre el concepto de nación y Estado en el Partido Conservador, y José María Serrano Sanz sobre nación y economía.

6El tercer capítulo, dirigido por Andrés de Blas Guerrero, versa sobre «la España del siglo xx. 1898-1936»; en él colaboran Javier Varela con un artículo sobre la crisis de la conciencia nacional en torno al 98 y con otro sobre Blasco Ibáñez, Andrés de Blas Guerrero con uno sobre regeneracionismo y cuestión nacional y con otro sobre Pío Baroja, Javier Moreno Luzón con uno sobre el españolismo de los liberales monárquicos en el reinado de Alfonso XIII, Carlos Dardé con uno sobre el españolismo de los conservadores, Daniel Guerra Sesma con uno sobre el movimiento obrero socialista y la cuestión nacional, Pedro Carlos González Cuevas con uno sobre el nacionalismo autoritario y con otro sobre Ramiro de Maeztu , Juan Pablo Fusi con uno sobre Ortega, Santos Juliá con uno sobre Azaña y con otro sobre la tercera España, Antonio López Vega con uno sobre Marañón, Antonio Morales Moya con uno sobre Azorín, Margarita Márquez Padorno con uno sobre la escuela en la Segunda República, Elena San Román López sobre el nacionalismo económico, José Luis García Delgado con uno sobre crecimiento económico y franquismo, Nicolás Ortega Cantero, Eduardo Martínez de Pisón y Jacobo García Alvarez con uno sobre paisaje e identidad y con otro sobre territorio y nación.

7El cuarto capítulo con el título «La España del siglo xx. 1936-1978» lo dirige Juan Pablo Fusi. En él, José Alvarez Junco escribe sobre la idea de España en el sistema autonómico, Fernando García de Cortázar sobre la visión nacionalcatólica de España, José-Carlos Mainer sobre la imagen de Castilla en el fascismo español, Nicolás Ortega Cantero sobre la visión geográfica de España, Santos Juliá sobre nacion(alidades) y regiones en la Transición, Zira Box sobre el nacionalismo durante el franquismo, Juan José Solozábal sobre las naciones de España, y Andrés de Blas Guerrero sobre la cuestión nacional y el Estado de las Autonomías.

8El quinto capítulo, de nuevo dirigido por Andrés de Blas Guerrero, tiene por tema general «España desde sus periferias». Angel Duarte trata sobre España desde Cataluña, Luis Castells y Juan Gracia escriben sobre la perspectiva vasca, Jacobo García Alvarez analiza la perspectiva gallega, y Xavier Coller la valenciana.

9El sexto y último capítulo está nuevamente coordinado por Juan Pablo Fusi y se ocupa de «España desde el exterior». Participan Isidro Sepúlveda con una aportación sobre América en el nacionalismo español, Tomás Pérez Vejo con una sobre la visión de España desde Hispanoamérica, José-Carlos Mainer analiza la imagen de España desde el exilio republicano de 1939, José Varela Ortega colabora con una aportación sobre la imagen de España en el extranjero, Francisco Sosa Wagner e Igor Sosa Mayor tratan las influencias extranjeras en los nacionalismos periféricos españoles, Antonio Morales Moya esboza los orígenes del hispanismo, Mira Milosevich tiene por tema la visión de los hispanistas, Juan Pablo Fusi analiza el giro historiográfico de Brenan a Carr, y Andrés de Blas Guerrero finaliza el tomo con un breve ensayo sobre el impacto del hispanismo en la sociedad española.

10Esta larga enumeración, un tanto tediosa, da cuenta de la enorme riqueza y de la complejidad del tomo. Al mismo tiempo, resalta la estructura del libro. Es evidente que los directores han optado por una ordenación básicamente cronológica con sendas articulaciones de lo temático en cada época, para de esta manera poder recoger y articular en cada momento histórico las distintas perspectivas (politico-ideológicas, económicas, culturales o personales), englobando múltiples cuestiones puntuales que se derivan de una temática tan inagotable.

11Con tantos autores, muy diferentes entre sí, inmediatamente surge la pregunta si la obra colectiva en su totalidad sigue una pauta interpretativa común, si puede encuadrarse en una de las muchas corrientes diferenciadas que han surgido a lo largo de las últimas décadas en la historiografía sobre el nacionalismo español y los procesos de nacionalización. Los directores de la obra dicen al respecto en el breve prólogo: «En el libro han participado destacados especialistas, con posiciones no idénticas, pero cuyas voces, creemos, componen una polifonía armónica. Quizá porque en buena parte de los autores late, seguramente, el interés —aun teniendo en cuenta otras aportaciones— por mostrar la tradición del nacionalismo liberal español progresista, oscurecida en los últimos tiempos, y los valores que la fundamentaron» (p. viii).

12Después de esta toma de postura, podría esperarse que los autores se basan explícitamente en los conceptos elaborados en las últimas décadas que resaltan la «construcción» o «invención» de la nación, que la ven como una «comunidad imaginada», rechazando todo lo esencialista de concepciones anteriores. Pero si bien los coordinadores del tomo aceptan estos enfoques y reconocen que han aportado elementos fundamentales para el conocimiento de las naciones y de los nacionalismos, para ellos las naciones viejas y continuas como la española son más: comunidades vivas, inmemoriales y evolutivas que hunden sus raíces en una larga historia de vínculos y lealtades compartidas (p. viii). En este sentido, para ellos España es una antigua nación, de orígenes milenarios; pero el «vínculo comunitario« de nación no se consolidaría hasta la segunda mitad del siglo xviii; fue entonces cuando empezaron a usarse comúnmente los términos nación o patria; y fue entonces cuando se extendió ampliamente la conciencia de identidad nacional y de nación como entidad diferenciada de la monarquía (aunque vinculada a ella). El nacimiento de la nación española en el sentido «moderno» del concepto surgiría pues entre los ilustrados de la segunda mitad del siglo xviii y del nacionalismo liberal del xix.

13El libro recoge detallada y ampliamente las distintas concepciones de la nación española y las diferentes formulaciones del nacionalismo español a lo largo de un proceso histórico jalonado por determinados momentos clave. De esta manera, pone de relieve, una y otra vez, que la identificación (indebida) de nacionalismo con franquismo científicamente nunca fue acertada, que la identificación extemporánea de nacionalismo con la forma histórica del franquismo desde un punto de vista analítico nunca ha sido correcta, y políticamente ha tenido consecuencias funestas, ya que de esta identificación indebida ha resultado un amplio rechazo a la nación española y una afirmación de la nación muy endeble en amplias capas de la sociedad. Incluso, en el léxico politico se ha generalizado el término Estado español, en vez del de España, como si el país fuera solo un Estado y no ya una nación. El que el franquismo colonizara la idea de España apropiándosela, ha producido una enorme distorsión, pues tanto la oposición a la dictadura como los nacionalismos periféricos identificaron de esta manera a España con el franquismo, distanciándose de sus relatos y símbolos, y aunque entretanto hayan pasado décadas desde aquel funesto régimen, en muchos casos sigue perdurando una postura hostil hacia «España».

14Si bien los autores de este tomo colectivo indudablemente no forman parte del grupo de los que predican una nación eterna, perenne, para quienes las raíces de la nación española se remontan a la Antigüedad, a la época romana, la monarquía visigótica y los largos siglos de la Reconquista, sí defienden, por otro lado, que antes de que surgiera la idea de nación existían elementos, por lo menos desde la época de los Reyes Católicos, que le daban cohesión a ese colectivo que sería después la nación española. Y aunque el libro arranca con un texto de José Alvarez Junco en el que se desglosan los orígenes mitológicos de España, no hay que temer que en él se repitan esas rancias esencias patrioteras tan apreciadas por la derecha española, pues el autor muestra detalladamente cómo las primeras descripciones de la batalla de Covadonga recurrieron «a los modelos narrativos bíblicos y a los de la Antigüedad clásica» (p. 5), deconstruyendo uno de los mitos fundacionales nacionalistas y esencialistas posteriores. Y así lo hacen también los autores que se ocupan de los «viejos héroes» de Iberia e Hispania, de las peripecias del país durante la Edad Media, de los reinos que convivieron en el siglo xv, de los autores de la Edad Moderna.

15El libro estudia en varios artículos las visiones de España desde su periferia, desde Cataluña, el País Vasco, Galicia y Valencia, pero no estudia los nacionalismos periféricos surgidos en el siglo xix, sino que se concentra exclusivamente en la nación española. Los compiladores dicen claramente que el libro «no es una historia de los nacionalismos en España». Muy probablemente esa fijación en el caso «español» se debe al hecho que los nacionalismos periféricos ya disponen, desde hace tiempo, de una extensa bibliografía, mientras que el nacionalismo español y las cuestiones relacionadas con la nación española durante mucho tiempo han llamado mucho menos la atención de los historiadores. Los directores del tomo incluso hablan de un «vacío historiográfico» —un fenómeno que, sin lugar a dudas, ha cedido el paso, en los últimos años, a una ocupación mucho más extensa con fenómenos del nacionalismo español.

16Este libro pone nuevamente de manifiesto que el tema del nacionalismo español y de la nacionalización de las masas en España está recibiendo, desde hace algunos años, una atención mucho más marcada que antes por parte de los historiadores. También está claro que estos estudios se desarrollan sobre un marco antropológico, cultural, sociológico, económico y mucho más amplio que los estudios, hoy en gran manera obsoletos, que antes se habían ocupado de las cuestiones nacionales. De este modo, en muchos sentidos se ha superado el peso de la herencia franquista, también a través de una renovación generacional de los investigadores que hoy trabajan, muy frecuentemente, en equipos coordinados. Además, muchos de ellos están insertos en un marco europeo del que toman los conceptos que discuten y que sirven para argumentar sus propuestas: una clara muestra de la apertura de la nueva historiografía española hacia el extranjero y los debates internacionales, dejando atrás esa mirada profundamente nacional y el ensimismamiento tan característico durante largas épocas de la historiografía española.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Walther L. Bernecker, « Antonio Morales Moya, Juan Pablo Fusi Aizpurúa, Andrés de Blas Guerrero (dir.), Historia de la nación y del nacionalismo español », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 46-1 | 2016, mis en ligne le 15 avril 2016, consulté le 28 avril 2017. URL : http://mcv.revues.org/6865

Haut de page

Auteur

Walther L. Bernecker

Universidad Erlangen-Nürnberg

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org