Navigation – Plan du site
Actores de la Guerra de la Independencia

Presentación

Emilio La Parra López
p. 9-12

Texte intégral

1Los historiadores que en los últimos años se han ocupado de la guerra librada en España contra Napoleón han mostrado interés por averiguar los motivos de la sublevación de los españoles, las circunstancias que la rodearon y el momento preciso en que se produjo. Cada vez pierde más fuerza la explicación tradicional, basada en la espontaneidad y universalidad del levantamiento a consecuencia de los sucesos del Dos de Mayo de Madrid,  y cobran relevancia otros factores, como las disputas por el poder en el seno de la monarquía española entre los partidarios de Fernando VII y los de Carlos IV-Godoy, los proyectos políticos de Napoleón, la reacción de una parte sustancial de la aristocracia y del clero españoles contra la política reformista de signo ilustrado,  el descontento en la España costera por el bloqueo continental, etc. Por otra parte, sigue siendo un tema de debate la constitución y composición de las Juntas Supremas y, en otro orden de cosas, son escasas las biografías históricas de personajes españoles relevantes, por lo que ciertas apreciaciones sobre actuaciones individuales no pueden ser consideradas sino meras hipótesis.

2El levantamiento contra Napoleón, tras la declaración de guerra efectuada por las Juntas en nombre de Fernando VII a finales de mayo de 1808, no resolvió la profunda crisis de la monarquía española, pero creó un nuevo ambiente. En apariencia, los españoles se unieron para hacer frente al «usurpador», al «déspota» extranjero que pretendía acabar con la monarquía  y con la religión y trataba, además, de establecer un nuevo orden que convertiría a los españoles en súbditos de Francia. En un notable esfuerzo, bien orquestado, las Juntas lanzaron este mensaje, simple y con gran capacidad movilizadora. Los españoles —se dijo en proclamas, manifiestos y llamamientos de todo tipo— luchaban unidos por su rey, su religión y su patria. El mensaje produjo los efectos esperados, pero no en toda la población española, pues una parte, impulsada por motivaciones muy diversas, aceptó la autoridad del rey designado por Napoleón. La dicotomía entre «godoyistas» y «fernandinos» se transformó, desde el comienzo de las hostilidades bélicas, en enfrentamiento entre «patriotas» y «afrancesados». La crisis interna no se superó, como tampoco las razones fundamentales causantes de los problemas de la monarquía, antes al contrario, la guerra las agravó. Pero el cambio de plano de la disputa creó una nueva situación: el enfrentamiento entre fuerzas del interior adquirió nuevos matices y, por supuesto, no desapareció, pero lo fundamental, por de pronto, fue la reacción frente al agresor externo.

3La sociedad española se halló, en consecuencia, ante una situación inusitada, cada vez más compleja. Resultaba imposible desplegar el necesario esfuerzo para mantener una lucha desigual con el mejor ejército de la época sin alterar —o reorganizar— una monarquía descompuesta, sumamente debilitada: la ausencia del titular de la corona (Fernando VII, como es sabido, pasó todo el tiempo de la guerra en Valençay) y la facilidad para expresar ideas, una vez quedaron inoperantes los mecanismos de control tradicionales, facilitaron el desarrollo de un amplio e intenso debate político. Aunque no desaparecieron del lenguaje oficial los primeros conceptos utilizados para emprender la lucha (rey, patria, religión), pronto comenzaron a hacerse habituales otros nuevos, como «nación», «soberanía», «constitución», «libertad». De la crisis  dinástica se pasó, como ha hecho notar José M.ª Portillo, a una «crisis constitucional», resuelta en dirección revolucionaria por las Cortes de Cádiz.

4En un contexto de esta naturaleza, de enorme complejidad debido a las posturas encontradas, surgieron fidelidades y rechazos personales, en parte de forma espontánea, en parte como prolongación de la situación histórica anterior. A su vez, determinados individuos o colectivos fueron considerados referentes para justificar la lucha. Es éste un aspecto de la Guerra de la Independencia al que la historiografía no ha dedicado la atención que tal vez merece, razón por la cual se le dedica el dossier que ahora se presenta. Los actores aludidos presentan diferentes rasgos y no responden a un único modelo. Unos, diríamos, son obligados, porque vienen a ser una especie de derivado lógico e imprescindible de la situación, como ocurre con la persona de Napoleón y, en parte, con la de Fernando VII. Otros son producto de la coyuntura, como José I, los jefes de las guerrillas o determinadas mujeres que desempeñaron un papel a veces anónimo, pero determinante, para iniciar la lucha o mantenerla. Por otra parte,  la dinámica de la guerra y de la situación política produjo cambios de imagen apreciables, como puede constatarse en el caso  de los mariscales y generales franceses, y los militares de carrera españoles, despreciados, o transformados en héroes o en tiranos, según las situaciones.

5Napoleón y Fernando VII fueron dos referentes ineludibles, ambos convertidos en mitos, aunque muy distintos. Napoleón, según el análisis que ofrece Natalie Petiteau, fue referencia fundamental para los soldados franceses al comienzo del conflicto. El emperador inspiraba confianza, era por sí mismo garantía de victoria, pero a medida que transcurre el conflicto cambia esta percepción. De las quejas por la forma de luchar contra el enemigo se pasa a la crítica hacia la política imperial, afectando incluso a la persona del propio emperador, y se termina responsabilizándole de una guerra inútil y cruel. También la percepción de Fernando VII experimenta una evolución a lo largo de la guerra. Pero no es éste el aspecto de que aquí trata el trabajo de Emilio La Parra López, sino la actuación de este rey como freno a la reacción de los españoles frente al emperador. De forma en apariencia paradójica, el rey por el que luchan los españoles, y en cuyo nombre las Juntas declaran la guerra, es quien retrasa el comienzo de esta guerra. Caso distinto es el de José I, sobre el que versa el trabajo de Gérard Dufour. José no parte de una situación ventajosa o, dicho de otra forma, no es un referente inicial para nadie. Sin embargo, trabaja intensamente para conseguirlo y busca la adhesión de los españoles mediante el trato humanitario a sus enemigos y las reformas de carácter ilustrado. Si José se pone al frente del ejército, con gran disgusto de su hermano el emperador, no es porque se crea un militar, sino porque desea hacer la guerra lo menos inhumana posible, para convencer a los españoles de su capacidad para traerles la felicidad.

6También el curso de la guerra cambia la percepción de los jefes militares franceses por parte de propios y extraños, como demuestra Jean-René Aymes.  Esos mariscales y generales que llegan a España aureolados con un grado de valentía fuera de lo común, a veces acompañada de grandeza de alma, pierden poco a poco esa consideración y aparecen como codiciosos, envidiosos y ansiosos por obtener nuevos títulos. La guerra, viciada en sus fundamentos y en sus modalidades, esa guerra «sucia», como la calificó Napoleón, mancha a quienes la sufren y alcanza a todos los escalones de la jerarquía castrense. Tampoco los militares españoles gozan de buena imagen entre sus compatriotas, pero cuando mueren en acción son convertidos en héroes. La relación entre los militares de carrera y la nación adquiere una dimensión nueva, de compleja explicación, en la que profundizan Stéphane Michonneau y Richard Hocquellet en su trabajo.

7Caso diferente lo constituyen los jefes de la guerrilla y ciertas mujeres. Antonio Moliner Prada expone las motivaciones que impulsaron a tomar las armas a determinados individuos, pronto convertidos en jefes guerrilleros. Algunos de ellos, muy significados, en los que se centra el artículo, se convierten en paradigma de patriotismo y símbolo de la resistencia antinapoleónica. Las mujeres que tienen una participación activa en la guerra, unas en la retaguardia y otras en el campo de batalla, son, asimismo, referentes señalados de patriotismo. Pero el papel de la mujer en la contienda, como muestra Elena Fernández García, constituye de hecho una transgresión de los límites entre lo masculino y lo femenino, y esto es fundamental para crear, en lo sucesivo, una nueva imagen de la mujer.

8La guerra, según demuestran los trabajos que forman este dossier, cambia imágenes, percepciones e ideas sobre los individuos y sobre la forma de entender la convivencia y la política. En esto último se centra, a modo de contrapunto, el texto de Claude Morange. El período 1808-1814 en España no es homogéneo, progresivo y unívoco, de ahí la conveniencia —como propone Cl.Morange— de afrontar su estudio distinguiendo diversas fases, así como sus principales condicionantes: el contexto bélico, las contradicciones internas y la dinámica de la situación. Las contradicciones y la permanente dialéctica entre revolución y contrarrevolución marcaron un acontecimiento que, por muchas razones, se resolvió en algo más que en una victoria de las tropas aliadas hispano-británicas sobre Napoleón.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Emilio La Parra López, « Presentación », Mélanges de la Casa de Velázquez, 38-1 | 2008, 9-12.

Référence électronique

Emilio La Parra López, « Presentación », Mélanges de la Casa de Velázquez [En ligne], 38-1 | 2008, mis en ligne le 17 février 2010, consulté le 24 avril 2017. URL : http://mcv.revues.org/890

Haut de page

Auteur

Emilio La Parra López

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Casa de Velázquez

Haut de page
  • Logo Casa de Velázquez
  • Revues.org